jueves, 27 de marzo de 2014

Hasta siempre

Cuando era niña siempre cuidó de mí. Me llevaba al colegio, me recogía, me sacaba al parque, me llevaba con él a los recados. Luego fui dejando de ser una niña para convertirme en... no sé, una joven adulta, y siguió estando ahí para todo lo que le necesitaba. Y tengo un montón de buenos recuerdos que inundan mi mente sin parar. Gestos, detalles, lecciones.

Incluso me apoyaba con el hobby, y siempre me animó a seguir con mi tienda ofreciendo ropa, pelucas, maquillajes...  y no sólo eso. Además de apoyarme, me ayudaba. Muchas de las personas que alguna vez me han encargado cositas más o menos pequeñas (sobre todo pelucas y prendas) han podido gozar de un envío rápido gracias a que mi abuelo estuvo hasta sus noventa y dos años yendo a correos en pos de poner su granito de arena a los negocios familiares (y aunque llevaba la cuentas con rigor, siempre redondeaba hacia abajo).

Pero desde luego lo más bonito que hizo por mí fue querernos a mí y a mi familia tal y como somos (aunque seamos dos chicas con una conejihija adoptiva).

Siempre querré a mi abuelo, que esta semana nos ha dejado.




Tengo desactivados los comentarios porque estoy cansada de "lo siento", "es la ley de la naturaleza" o "hay gente que vivió y/o murió peor". He perdido a alguien que quería mucho y no encuentro consuelo ni en pésames ni en historias truculentas. De todas formas, no he desaparecido y no es difícil encontrarme. En caso de que alguien quiera hacerme llegar algún mensaje.