miércoles, 29 de agosto de 2012

Caution! Zombies!!

Siempre he sido una gran aficionada a las historias de zombis. Y como tal, alguna que otra vez pensé en hacerme un BJD zombisu, pero había multitud de dilemas y de decisiones a tomar. 

Por ejemplo, no me atrevería a meterle una customización severa a un molde caro (cualquier BJD es demasiado cara para destrozarla UXD) o en perfectas condiciones (es de esas cosas que considero reservadas a moldes dañados y perjudicados, aunque hay gente que sí tiene valor y se mete con muñecas nuevas). Alguna vez busqué alguna victima barata, pero no encontré nada que me convenciese (recuerdo entre risas y de forma anecdótica que, hace algunos años, vendían una Unoa que había salido ciertamente perjudicada de un incendio... y seguía costando más que una nueva de preorder).

Otro dilema es la piel, porque en el hobby de la resina parece que los zombis tienen que ser de color gris. Y no estoy muy segura de que los zombis realmente sean grises... quizás una resina blanca francesa, translúcida y levemente cianótica sería lo suyo, ¿no? En cualquier caso, cualquier color no-saludable podría dar el pego. Ya fuese el común white skin o el menos frecuente grey skin.

También estaba el asunto del molde. Y tirar de ese cabo fue lo que me ayudó a desenrollar la madeja.


Repasando moldes en la cabeza, la búsqueda de un cuerpo-zombi me llevó directamente a DollChateau. Además, el DC ganaba puntos por momentos: tengo uno en casa y no hacía falta comprarlo (aprovechar recursos es una de mis ocupaciones favoritas). Bastaba encontrarle una cabecita (a estas alturas ya estaba claro que mi zombi sería white skin y no gozaría de una customización severa... mejor para ella, ¿qué mejor que dejar un cadáver bonito?).

Anduve mirando y me decidí por uno de los combos más populares de Flickr: cuerpo DC + cabeza de DIM (no dejaba de ser arriesgado, dado que DIM sólo hace un color rosita y mi cuerpo es blanco). Puesta a lanzarme a la aventura, elegí la Laia de ojos abiertos que había salido hace nada (y, por supuesto, no había ni una foto casera de ella). Decidí arriesgarme porque me conquistó con esos ojitos entrecerrados, febriles, con esos labios grandes y gruesos.

Ayer, cuando abrí el paquete, descubrí que era bastante más pequeña de lo que había esperado (todo el mundo dice que son enormes y, sin embargo, su contorno es de 6-7 pulgadas, como un YoSD o una Unoa). Después de documentarme muchas fotos y meditar el rollo que quería para su maquillaje, hoy me puse manos a la obra... ¡y aquí está! Ojerosa, con sus muslitos huesudos y la ropa desgarrada... la muerta viviente más adorable del mundo (al menos, para mí =P).

1 comentario:

  1. Yo tampoco creo que los zombies sean grises. Supongo que lo más correcto sería que fuesen amoratados, no?
    De todas formas tu zombita está curiosa (ya sabes que me dan miedo esas cosas UXD), pero tienes que hacerle un closeup del maqui, que te quedo muy chulo!

    ResponderEliminar