jueves, 12 de enero de 2012

Lo que cuesta una foto


¿Cuánto cuesta hacer una foto? ¿Alguna vez os habéis preguntado cuánto cuesta, por ejemplo, hacer una foto como la de aquí arriba?

Me refiero a una concepción global. No al tiempo de preparar a los muñecos, no a las décimas de segundo que necesita el sensor para registrar luces y colores... me refiero a lo que hay en la foto, además de la foto en sí misma. El esfuerzo y el tiempo que lleva reunir las cosas... voy a darle un pequeño repaso a la cuestión:

  • Fondo: Venido desde China, necesito algunos más. Producción en serie, fácil de adquirir en cualquier momento.
  • Oromedon (SOOM Zinc): Venido desde Corea (aunque sospecho que fue fabricado en China). Fue el limitado que se vendió este año durante la fecha de mi cumpleaños, una auténtica señal. Lo pedí absolutamente básico, por lo que después tuve que dedicar varios días a lijarlo y pintarle tooodo el cuerpo. Hace relativamente poco le maquillé la carita y puedo decir, por fin, que está terminado. Ahora toca lo bueno, disfrutar de él. Ni idea de si SOOM volverá a venderlo... seguramente sí.
  • Cola de Oromedon: En la foto no se ve más que la puntita del pelo, pero bueno, ahí está. La hice con pelo natural que compré para Osen pero que resultó ser demasiado duro y áspero. Tenía un blanco natural cremoso precioso, pero como lo necesitaba gris lo teñí. Pergeñé un complejo sistema para unir los pelos al imán y, además, permitir la posabilidad de la cola mediante un alambre interno (se ve muy bien en la foto de abajo).
  • Peluca de Oromedon: La necesitaba de un imposible color plata que hiciese juego con la cola, así que compré una peluca normal de mohair cosido y la teñí con el mismo tinte que la cola (guardado minuciosamente para la ocasión). Por desgracia, este maravilloso color ha sido retirado y sustituido por un gris más oscuro (éste presuntamente era muy clarito, pero en fibra natural da más bien un gris medio azulado).
  • Ojos: Tanto los de ella como los de él para estas fotos son ojos de MasterPiece, reciclados de lo que andaba por casa. Él ya tiene unos pedidos a Kanis, azul claro (en principio iba a encargarle unos a Kaourika, pero viendo cómo se porta con los encargos prefiero no tratar con gente así). A Osen le pediré unos a ED en cuanto haya pedido conjunto. Como puede verse, he renunciado a toda empresa de ojos que no sirva sus productos como máximo en un par de meses.
  • Osen (Alyss de SolerS de piel verde): Vino desde Rusia con amor. Una muñeca de autor casteada en casa por la misma persona que la hizo desde cero. Es una auténtica obra de arte y la quiero con locura. No sé qué decidirá hacer SolerS con sus muñecas en un futuro, pero tiene mucho talento y me encantaría ver muchas más por ahí. A ella también la pinté y ruboricé yo el cuerpito casi nada más llegar.
  • Peluca de Osen: Me dio terribles quebraderos de cabeza decidir qué sería de su peluca hasta que al final decidí probar suerte con una alpaca que había por casa (que me costó casi a mitad de precio por una tara que es totalmente inapreciable en ela peluca terminada). Yukari me regaló la cap y me puse ello... ¡mi primera peluca hecha con pelo wefted! Suave y greñosa. Mágica.
  • Collar de Osen: Tejido a mano por mí con fibras naturales. Yukari me enseñó la técnica y yo la llevé al límite con el hilo imposible.
  • Vestido de Osen: Se lo hizo Siruveru en un fantástico intercambio artístico de costuras. En principio iba a ser para otra muñeca totalmente distinta que nunca llegó a materializarse, pero cuando se lo probó Osen supe que ella era su auténtica e indiscutible dueña. 
  • Botas: Vienen de Alemania, hechas por Junipa, una artista del fieltro. Se atrevió a mezclar marrón y verde (colores que le pedí sin verlos siquiera) y... ¡qué buen resultado!
  • Alas: He mirado por curiosidad cuándo las compré y fue en septiembre del 2009. La chica que las hizo,  Helen, era una auténtica artesana de las alas que inventaba genuinas virguerías y siempre estaba dispuesta a experimentar materiales nuevos (como es el caso de esta alas, hechas de seda). Mucha gente recordaremos su trabajo con el cariño y admiración que merecía.
  • Canasto: Este hermoso elemento de atrezo viene nada menos que de Pontevedra, Galicia. Allí se lo compré a cierta artesana del mimbre cuya tienda adoro, ¡siempre me llevo algo! En manos de Osen lo que podría haber sido un simple adorno se convierte en un auténtico cesto de verdad, ¡para guardar mil cosas mágicas!

Y, después de este recorrido, la obligada reflexión... detrás de una foto cualquiera puede encontrarse un verdadero tesoro. Un tesoro hecho de horas de trabajo y de toneladas de cariño. Ideas, trabajo, ilusión. Dedicación, aprendizaje y perfección. Por eso, es importante aprender la lección de que el talento, así como las obras de arte, están para ser compartidos. No hay nada más enriquecedor y satisfactorio. Así que nada de guardarse lo que uno hace, ¡hay que abrirse al mundo! ;)

oo00

3 comentarios:

  1. Visto así da vértigo pensar lo que cuesta una foto (me da hasta pereza UXDDDD). Aún así hay que pensar que el resultado merece la pena, me encanta como han quedado *_*. Ahora a seguir sacándoles partido.

    ResponderEliminar
  2. *Se escuchan millones de aplausos*
    Ole ole y ole! Di que sí. Hay tanto esfuerzo detrás de una foto, pintura, de nuestros kekos!...
    Admiro ese trabajo de currartelo tanto!
    Preciosa la foto!

    ResponderEliminar
  3. OMG!!! Dios, la verdad es que una sola foto bien hecha da un trabajazoo.... >___<
    Pero merece la pena por ver el resultado! Te ha quedado estupenda!!! ^^

    Pásate por aquí, que hay un detalle para ti y tu blog: http://d-resinayotrashistorias.blogspot.com/2012/01/hola-holaaaa-gente-bloggera-del.html

    ResponderEliminar