domingo, 18 de octubre de 2015

Aprendiendo a reparar juguetes

En este período de descanso he aprendido también sabias e interesantes lecciones acerca de la reparación de juguetes.

El primero fue el AK-47 de Rischa. Es uno de mis "elementos de atrezo" favoritos, porque fue MUY complicado encontrarlo (cualquiera que haya buscado armas escala 1/4 lo sabe), le da muchísimo rollo a las fotos y además lo monté y pinté yo misma.

Pero tras una mudanza de cientos de kilómetros no es de extrañar cómo me lo encontré un día: despegado (roto) por dos sitios. Es una estructura larga y delicada, me partió el corazón encontrármelo así... pero no tenía ánimos, por lo que lo guardé con todo el cariño para más adelante... mientras maquinaba cómo arreglarlo. Decidí reforzarlo con una varilla interna de metal, como suele hacerse para montar figuritas. Era complicado y requería perforar... pero merecía la pena intentarlo si quedaba firme y no volvía a romperse.

Y el día que me cansé lo probé... y funcionó. SuperGlue y varilla de metal. La verdad es que el truco no puede ser más recomendable. El metal que "entablilla" las dos piezas les da una estabilidad y resistencia increíbles. Ahora el rifle vuelve a lucir como nuevo, y si tiene suerte no tendrá que afrontar más penurias... yo lo noto mucho más sólido 

FM2


Sin embargo, poco tiempo después, a una Unoa de Sekiguchi de Yukari se le rompió una pierna. Confiada, probé el SuperGlue convencidísima de que solventaría el problema con rapidez. Craso error. El SuperGlue es absolutamente inútil con algunos tipos de plástico (y el de la pierna de la Unoa de Sekiguchi es uno de ellos).

Yukari estuvo investigando y decidimos apostar por un pegamento apóxico bicomponente de una tienda local. No sin miedo, me atreví a hacerle una diminuta perforación a la pieza para atravesarle una varilla (fue una operación de precisión cirujana, dado que la pieza era muy pequeña y cualquier exceso o desviación podría causar daños irreparables). A pesar de que tuvimos la respiración contenida un buen rato, la operación resultó exitosa: el pegamento apóxico soldó perfectamente las piezas de plástico y la varilla hizo la unión más fuerte. ¡Ahora la pequeña ya no tiene que verse cojita nunca más!

Lo bueno es que ahora tenemos en casa material para enfrentarnos a cualquier cosa XP

¡Gracias por leer!

4 comentarios:

  1. Te agradezco infinito que me ayudases a reparar la patita de mi Unoa, la verdad es que quedó genial >//<! De todo se aprende, aunque espero que no tengamos que enfrentarnos a más reparaciones traumáticas en el futuro UXDDD.

    ResponderEliminar
  2. Yo por ahora tengo un Picco con una muñeca atorada, deséame suerte. Yo creo que cuando se juega con muñecas lo mejor es estar preparado...
    Ahora me da rabia no haber tomado ninguna foto de la reparación >__<

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que hayas podido arreglarla porque quedó muy chula y encimas has aumentado tus habilidade de reparación y has podido arreglar más cosas.
    El truqui del vástago siempre viene bien.

    ResponderEliminar
  4. Qué suerte que hayas podido arreglarlo todo!!
    Recuerdo perfectamente los quebraderos de cabeza que te dio el rifle en su día, y es que las miniaturas son tan delicadas... Y el rifle lo que dices, que es muy finito y fácil de que se desmontase con solo mirarlo. Ahora Rischa podrá darle caña sin miedo :D
    Y no me extraña que contubiéseis la respiración perforando la pierna de la Unoa... Por mucha maña que tengas, siempre está el miedo. Me alegra que todo haya salido bien, aunque era de esperar, porque fueron a parar a manos de la mejor cirujana... ^^

    ResponderEliminar