miércoles, 29 de febrero de 2012

Estreno blog y muñes y un poco de todo =3


Hace un par de días me llegaron mis primeras Cherry Merry Muffin, directas desde Alemania... ¿no son geniales? Como son europeas, tienen la particularidad de tener pintadas braguitas blancas (las dos de la derecha son de la primera colección y las tienen, la de la izquierda es de la segunda y sólo tiene 'textura').


En otro orden de cosas estreno blog: The secret live of Sherlock Holmes. No es que tenga una idea muy definida para este proyecto… ¡pero tengo muchas ideas y tiempo para dibujarlas (así como para leer a Conan Doyle, LOL)! Así que de momento me hace ilusión ir ordenando todas las viñetas en un blog bonito. Así por lo menos no podrán decirme una y otra vez que no sigo adelante ninguno de mis proyectos de tipo cómic =D

¡Muchas gracias por leerme! >3<

jueves, 23 de febrero de 2012

Cosas que me hacen feliz


Pues como soy una persona muy afortunada la verdad es que hay un montón de cosas que me hacen feliz en esta vida: los dulces, el té, los animalitos, las miniaturas, los juguetes...

Y por eso no es de extrañar que me haga feliz jugar con mis nuevos amigos. Se trata de unos ponys DollyMix (con las formas de un G3 pero... ¡muy pequeños!) y de la pequeña Corderita de leche, a la cual he rescatado hoy de correos. Corderita de leche es tan suave y dulce... ¡además le encanta leer novelas de detectives mientras trabaja de niñera! ¿No es preciosa?

Ains, ahora necesita algún amiguco, SIGHT   T^T

miércoles, 22 de febrero de 2012

¡Rapuchi!

rapuchi_color1

Hace tiempo que les tengo echado el ojo a las Cherry Merry Muffin (hechas por Mattel a finales de los 80). Me gustaría tanto tener algunas de las originales como hacer alguna custom.

Lo bueno de los juguetes, es que son muy agradecidos y siempre hay una buena excusa para personalizarlos. Si tienen muchos años, no es difícil dar con alguno maltratado que requiera un cambio de look para volver a estar bonito (y si no tienen muchos años, también… a veces resulta sorprendente ver destrozados juguetes relativamente recientes). Y si no está maltratado ni es “vintage” probablemente abunde en las tiendas, lo que siempre anima a una a meter mano (saber que no estás destrozando algo “rare” siempre es bueno). Quizás con el paso de los años te tires de los pelos (como cierta capulla de eBay que destripó uno de los pequeños ponys antiguos más caro que hay “para ver cómo era por dentro), pero en su momento haces algo que no te parece un sacrilegio y te parece bien.

Todo esto para decir que me gustaría hacerme una Rapunzel. Llevo tiempo soñando con la idea de una muñeca de pelo SUPER largo… y creo que una CMM rerooteada sería ideal. No tengo demasiada idea de hacerla como la de Disney (aunque en el dibujo se parece, LO SÉ), porque la verdad es que yo soy más de las versiones clásicas. Me gustaría hacerle una larga melena rubirrosa y algún vestido cuco (ni muy arreglado ni muy pobretón, que su mami la bruja la cuida bien pero tampoco es una princesa).

Y eso es todo por el momento. Creo que tengo cierta nostalgia customizadora... ¡y es que cuando yo era cría no había tantas posibilidades! Si apenas había internet... mismamente Dollyhair abrió en octubre del 2005, ¡y la primera tienda en ofrecer pelo! Quizás si hubiese tenido la oportunidad de niña me hubiese pasado muchas tardes 'haciendo mis propios juguetes' (y para evitar que me lastimase mis padres harían la parte más dura y coñazo: sacar cabezas, quitar pelos... yo me hubiese dedicado simplemente a hacer cosas bonitas, que es lo divertido =P).


Y eso es todo por ahora, cuando tenga más cosillas que enseñar subiré fotos =P

viernes, 17 de febrero de 2012

El diario de Narzisse

¡Hola a todos!

Mi nombre de fábrica es Star y soy un pony Magic Meadow de la colección Shimmer n' Shine. Cuando llegué a mi primera casa estaba espectacular: olía a flores y mi lomo blanco brillaba como una perla, salpicado de flores. Mi melena, larga y azul, lucía radiante. Mi primera amiga fue una niña con la que jugué mucho. Incluso me dio un nuevo look dejándome una melenita más corta.



Ahora tengo cerca de 20 años y ha pasado mucho tiempo desde que me dieron el último baño. Desde que recibí mi última caricia.

Primero fui donada y puesta a la venta en un almacén de segunda mano junto con varios juguetes similares a los “Pequeño Poni” más (y es que aunque lo parecemos ni somos lo mismo ni la gente nos busca tanto, por lo que se ve). Una vez allí esperé y esperé hasta que una chica me compró. Era más mayor que mi primera dueña y me llevó a una casa que estaba repleta de juguetes de mi época… ¡e incluso más antiguos!

Me dijeron que probablemente ningún niño volvería a jugar con nosotros. Los tiempos han cambiado, y los niños cada vez juegan menos con juguetes. Algo a lo que llaman “tecnología” nos ha ganado la batalla. Y, como es lógico, durante los pocos años que dura ahora la infancia los padres quieren lo mejor para ellos y les compran cosas nuevas, juguetes que salen en anuncios y tienen programas de televisión. Son tan afortunados…

Nuestro destino estaba ahora en manos de los coleccionistas. Y yo, sucia y con mi pelo corto, no suponía una pieza demasiado buena para ellos. Seguramente pasaría mucho tiempo hasta que alguien me adoptase. Me venderían barata, probablemente para hacer un “custom”. La idea me daba escalofríos. No sólo por la traumática experiencia de ser desmontada y vuelta a pintar de una forma totalmente diferente a la de toda mi vida… el problema es que sólo uno de cada diez “customs” es una obra de arte (quizás menos). Los demás son… no sabría decirlo. Sería como volver al mismo punto: buscando que alguien te acoja sabiendo tristemente que no estás guapa.

Esperé paciente entre muchos juguetes a que me hiciesen una foto para volver a buscar dueño. Así pasaron muchos días hasta que por fin me cogieron y, frente a un folio, obtuve la foto que sería mi pasaporte hacia una nueva vida. Me preocupó que la foto no apareciese en la pantalla luminosa, junto a la de mis compañeros. ¿Me habrían comprado ya? Así fue. Alguien me quería de nuevo a su lado… ¡e incluso no le importaba pagar un extra por mi viaje!

Fueron muchos días en una caja. Por fortuna, no viajaba sola. La mayoría de mis compañeros se mostraban optimistas… ¡y yo también tenía ganas de ver adónde íbamos! Cuando llegamos, me sorprendió ver que mi nueva dueña tampoco era una niña (espero que no se enfade cuando lo lea). ¿Una coleccionista, quizás? Hay tantas cosas en su casa… pero no tuve la oportunidad de hablar mucho con otros juguetes… ¡no tardó en desmontarme y quitarme el pelo! Eso me asustó bastante. Pero bueno, mi suerte estaba echaba. Si iba a ser un “custom”, al menos esperaba ser uno de los bonitos…



Para mi sorpresa, ¡el pelo que empezó a ponerme era muy parecido al mío! El nuevo es más azul y tiene hasta una mecha amarilla a juego con mis flores. Parecen dos colores, pero es realidad son cuatro… ¡dos tipos de amarillo y dos tipos de azul! ¿No es sorprendente?



Nuestra colección original tiene la particularidad de que, aunque fuimos veintisiete modelos distintos, sólo teníamos seis nombres para todos. Por eso creo que mi nueva amiga ha decidido llamarme Narzisse. Porque soy única, porque estoy llena de flores doradas… ¡y porque vuelvo a estar bonita! Así además me diferencio de mis compañeras, que son muchas y de muchos tipos. En esta casa hay un montón de juguetes, ¡nos lo pasamos tan bien juntos!

Mi vida ahora es mucho más tranquila que cuando era joven. Mientras descansamos en nuestra cajita, contamos aventuras que nos pasaron o cuentos inventados y, de vez en cuando, salimos para que nos cepillen el pelo o nos hagan unas fotos. ¡Es una sensación muy extraña ahora que somos nosotras las que aparecemos por la pantalla!



Además, mi nueva dueña me ha dejado esta especie de diario para contar mi propia historia. Espero que os haya gustado a todos.

martes, 7 de febrero de 2012

La batalla de la caja de pinturas



Al principio, cuando vi varios Magic Meadows a la venta por parte de una misma chica, me alegré. ¡Ahorro en envío conjunto! Le escribí corriendo. Para mi sorpresa, cuando me contestó me comentó “ciertas cosas” sobre el estado de los ponies que no aparecían por ningún laod en su tema de ventas. Concretamente, dijo (literal) que parecían haber luchado en una guerra de Cariocas, Alpinos y Plastidecor (pero lo dijo en inglés).

Me asustó bastante, pero ya me había enamorado de ellos. Miré varias veces la foto de la venta y la verdad es que no parecía algo tan terrible. Decidí adoptarlos... y la sorpresa fue importante cuando abrí la caja…





Sentí mucho desasosiego al verlos así, tan sucios y descuidados, llenos de manchas y rayones de mil colores que no sabía si se podrían limpiar. A pesar de que su anterior dueña había sido honesta, no pude evitar sentirme un poco engañada. ¡Estaban tan monas en la foto! Si hubiese visto estas fotos (hecha por mí antes de la restauración) quizás me lo hubiese pensado dos veces.

Pero bueno, ya estaban en casa y habían aterrizado con la firme intención de quedarse. No querían repetir la suerte de tantos otros Magic Meadows: adoptados por una coleccionista que poco a poco los deja de lado por nuevos ponys ("auténticos" ponys), por nuevas muñecas...

Así que les ayudé a seguir un camino distinto: ¡una cariñosa y exhaustiva limpieza, seguida de una cariñosa puesta a punto y unas fotos para lucirse!

¿No se las ve sonreír ahora? Todavía recuerdan toda la alegría de ser cuidadas y queridas, como cuando salieron de su caja hará un par de décadas.

mm_crimp_pg

mm_crimp_un

mm_shim

Sin trampa ni cartón. Así de radiantes quedaron. El único truco está en el cariño.

mmeadow01

En esta última foto salen las nuevas junto a Azucarito (la de la derecha) que es la primera que tuve.

En este último lote vino una ricitos (Crimp n' Curl) más, pero todavía está con su tratamiento de belleza ;)