martes, 26 de junio de 2012

Mis elefantitos nuevos



Dos de mis última adquisiciones: una gran elefanta asiática [Wildlife Wonders] y un diminuto elefantito africano [Good Luck Minis]. Creo que son los dos tamaños extremos de elefante que ofrece Safari Ltd. ¡Pero se llevan bastante bien! El pequeñín no tiene nombre todavía, y ella se llama Shebba en honor a la única elefanta que se conoce que diese a luz a un elefante híbrido entre la especie asiática y la africana (el pobre Motty vivió poco más de una semana). Seguro que tiene más suerte este pequeñajo (entre otras cosas porque, además de adoptado, es de plástico).

Supongo que para quien me siga un poco, es ya conocido que, entre las mil cosas que me encantan, las réplicas de animales tienen su lugar especial. Llevo coleccionándolas desde que era muy pequeña (y conservo auténticas joyas, de los albores de este bello mundillo de criaturas a escala). Si a alguien le interesa, le recominedo encarecidamente este enlace, de lo más completo y documentado: www.schleichtiersammler.de.

¿Por qué esta pareja? Bueno, el pequeñajo tiene una explicación sencilla (mi amor por las miniaturas). Le encontré en una de mis "tiendas de siempre", en la que compraba animalitos.... junto con otros bichejos diminutos. Y ya he me hecho una buena cuadrilla compuesta por: mariposa, t-rex, elefante, tigre, panda, oso polar y delfín.

Shebba igual ha sido un enamoramiento más complejo. Diría que todo viene de un día que, asomándome a Toys 'R Us, me topé casualmente con el elefante blanco de guerra de Schleich. Es TAN chulo... pero eh, un momento, ¿y todos esos atalajes bélicos? ¿No puede ser ese pobre elefante una bella criatura libre? ¿En serio necesita todos esos brazaletes y pinchos? Pero si no va a un concierto de Rammstein...

Total: desazón absoluta. Quería un bichito así, pero libre y feliz. Con esa idea volví a mi "tienda de siempre" (la misma de los animales pequeños) y allí vi a esta preciosa elefanta. Al igual que el ya mencionado elefante blanco, ella es más grande que la acostumbrada escala de estas criaturas (aquí se pueden ver algunas comparativas interesantes) y tiene un nivel de detalle magnífico. La compré con la idea de repintarla, pero creo que me resulta demasiado bonita tal cual como para tocarla. Al fin y al cabo, ningún animal necesita portar un color anómalo para ser bello. Quizás algún día (si es que mi enagenación mental no resulta ser todo lo transitoria que a mí me gustaría) le de una gemela, prima, novio, cría o vecina (¿blanc@?). Por ahora voy a disfrutar de las novedades, jugando con ellas y haciéndoles merecidas fotos =P




Sé que la entrada de hoy ha sido un poco densa. Muchas gracias por aguantar, una a veces se deja llevar por la pasión cuando un tema le gusta ~ ©

1 comentario:

  1. Shebba es una elefanta preciosa y con muchísimo detalle! A mi también me da pena que la pintes, me gusta como está UXD. Además, su pequeño hijito africano adoptivo la reconoce así como su mamá ó_o!

    ResponderEliminar